Inicio/OPINION/Las implicaciones de la revolución digital en el sector energético
  • Suscripción a noticias

Tarifas

Las implicaciones de la revolución digital en el sector energético

Las implicaciones de la revolución digital en el sector energético
Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn4

Arcadio Gutiérrez Zapico, director general del Club Español de la Energía (EnerClub) realiza en este artículo un excelente análisis de las implicaciones que puede tener la revolución digital en el sector energético, y cómo está facilitando tanto la penetración de renovables como la participación de los consumidores.  

La digitalización está cambiando la manera en la que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. Algunos economistas del World Economic Forum la han denominado “La Cuarta Revolución Industrial” y vaticinan que supondrá la automatización total de los procesos de manufactura, con sistemas que combinan maquinaria física y procesos digitales, que serán capaces de tomar decisiones descentralizadas y de cooperar -entre ellos y con las personas mediante el internet de las cosas.

Otros expertos prefieren hablar de la digitalización como una prolongación de la Tercera Revolución Industrial, iniciada a mediados del siglo pasado con la llegada de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones (TIC). Ya sea la cuarta revolución o una continuación de la tercera, no hay duda que la introducción acelerada de tecnologías como el Big Data, Blockchain o la inteligencia artificial está teniendo un impacto sin precedentes en nuestras economías.

“En el mundo energético, en particular, la digitalización está suponiendo un antes y un después en la manera en la que producimos, transportamos y usamos la energía”

En el mundo energético, en particular, la digitalización está suponiendo un antes y un después en la manera en la que producimos, transportamos y usamos la energía. Además, está sirviendo para que los ciudadanos tomen conciencia sobre la importancia de hacer un uso de la energía más sostenible.

En el caso del sector eléctrico, estas tecnologías están haciendo posible una gestión más eficiente de las redes y un suministro más fiable y seguro. Además, gracias a la mejora de las comunicaciones tanto internas como
externas, el uso de la redes es cada vez más flexible. Esto es especialmente importante en un contexto de alta penetración de tecnologías de generación intermitentes, como las energías renovables, y de conexión de nuevas cargas a las propias redes de distribución, como el vehículo eléctrico, el almacenamiento o la generación distribuida.

Aunque estamos más habituados a escuchar hablar de digitalización en el mundo de los sistemas y en las áreas comerciales, esta revolución se aplica a todos los procesos y energías. Sin ir más lejos, por ejemplo, en el campo de los hidrocarburos, la explotación de recursos no convencionales, o la exploración y producción en aguas profundas y superprofundas, no sería posible sin la aplicación de las tecnologías digitales a los estudios geológicos y geofísicos necesarios para el conocimiento del subsuelo.

Los generadores, los compresores o los transformadores, que están sufriendo una importante evolución cualitativa gracias a la introducción de tecnologías de software, sensores y el “internet de las cosas””

Este fenómeno tampoco está relacionado exclusivamente con el cliente o consumidor, si no que alcanza también a las partes físicas de los sistemas, es decir a todo el espectro de máquinas y redes necesarias en nuestra industria, como los generadores, los compresores o los transformadores, que están sufriendo una importante evolución cualitativa gracias a la introducción de tecnologías de software, sensores y el “internet de las cosas”.

Además, de permitir una mayor eficiencia en todos los eslabones de la cadena de suministro y procesos que conforman el mundo energético, la digitalización está facilitando la creación de sinergias con otros sectores (por ejemplo, la industria del automóvil). Así mismo, está facilitando la aparición de nuevos servicios, nuevos modelos de negocio y de nuevos jugadores que buscan aprovechar las grandes oportunidades que ofrece el mundo digital.

En el centro y como parte más visible, de toda esta transformación, se encuentra el cliente. Hasta hace poco, la relación consumidor-suministrador iba en una sola dirección y estaba generalmente limitada a lo contractual y, a
veces, a resolver asuntos relacionados con la facturación, o el suministro. Con la digitalización, la situación está cambiando y la relación comienza a funcionar en ambas direcciones.

Las compañías tienen acceso a nuevas fuentes de datos y herramientas para comunicarse con sus clientes, y comprender mejor sus necesidades. Ello les permite que estén adaptando su negocio y elaborando nuevas ofertas y
servicios a medida.

“El consumidor, gracias en gran medida a los contadores inteligentes, en el caso eléctrico, está adquiriendo un papel cada vez más protagonista y activo, al dotarle de más información para la toma de
decisiones sobre sus pautas de consumo”

Por su parte, el consumidor, gracias en gran medida a los contadores inteligentes, en el caso eléctrico, está adquiriendo un papel cada vez más protagonista y activo, al dotarle de más información para la toma de
decisiones sobre sus pautas de consumo, teniendo la posibilidad de optar por utilizar la energía en el momento o con la tarifa que más satisfaga a sus necesidades.

Conforme avanza el despliegue de las TICs y con la irrupción cada vez mayor de nuevas tecnologías físicas como la generación distribuida, el almacenamiento o el coche eléctrico, las oportunidades que los clientes tienen para interactuar con el sistema irán aumentando, hasta convertirse en la pieza clave de la transformación del actual modelo energético hacia un nuevo modelo cada vez más colaborativo e integrado.

Aunque son muchas las transformaciones y avances que se están produciendo, estamos sólo al principio de esta revolución. Queda aún mucho camino por recorrer y muchas incógnitas por resolver, como las relacionadas con la privacidad de datos o la estandarización de dispositivos. Los mercados y la innovación resolverán algunas de estos temas, pero otros tendrán que ser abordados desde la regulación, de ahí el importante papel que tiene el Regulador.

Desde Enerclub, como foro plural de debate y de discusión, somos conscientes de la realidad que estamos viviendo y, como llevamos haciendo ya algún tiempo, seguiremos muy de cerca la evolución e implicaciones de la digitalización del sector energético desde todos los puntos de vista.

Arcadio Gutiérrez Zapico

Director general del Club Español de la Energía (EnerClub)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CIRCUTOR

Tarifas

TARIFAS