Inicio/HIDROELÉCTRICA/La hidroeléctrica en Canadá batirá su propio récord, al alcanzar los 84,8 GW instalados en 2025
  • Suscripción a noticias

Tarifas

La hidroeléctrica en Canadá batirá su propio récord, al alcanzar los 84,8 GW instalados en 2025

La hidroeléctrica en Canadá batirá su propio récord, al alcanzar los 84,8 GW instalados en 2025
Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1

En la actualidad, Canadá se abastece en un 58,9% de energía hidroeléctrica, lo que se traduce en unos 77,6 GW de capacidad instalada en 2014. Sin embargo, pese a que ya es la principal fuente de energía en el mix del país, el Gobierno pretende aumentar esa capacidad hasta los 84,8 GW en 2025. Mientras tanto, la caída en picado de los precios del petróleo amenaza su economía.

Canadá es actualmente el quinto mayor productor de energía y el séptimo mayor consumidor a nivel mundial. Aunque su producción de energía de origen fósil (petróleo, gas natural y carbón) es muy relevante, ya que han convertido al país en uno de los mayores exportadores de energía del mundo, destaca la progresión que está teniendo la energía hidroeléctrica.

Futuro de la hidroeléctrica

Se espera que la capacidad de energía hidroeléctrica en Canadá aumentará a un ritmo elevado en comparación con el carbón y la capacidad nuclear en términos de futura generación de energía, según los analistas.

Seguirá siendo la fuente de energía dominante en el mix energético de Canadá en la próxima década, con una capacidad instalada que aumentará de los 77,6 gigavatios (GW) en 2014 a un estimado de 84,8 GW en 2025.

El último informe de la consultora GlobalData afirma que la energía hidroeléctrica proporcionará alrededor de 49,4% de la capacidad instalada acumulada de Canadá para el final del período de pronóstico. Otras fuentes renovables, incluyendo la eólica, solar, biomasa y biogás, contribuirán con 34,9 GW, una participación de 20,3%.

Chiradeep Chatterjee, analista senior del sector energético de GlobalData, asegura que esto será así porque se están elaborando políticas federales y provinciales de apoyo a las energías limpias. “Canadá es líder mundial en la generación de energía hidroeléctrica, una tecnología verde y renovable que además del bajo coste no emite gases de efecto invernadero”.

“Si bien se espera que la capacidad instalada de energía hidroeléctrica aumentará con una modesta tasa de crecimiento anual del 0,7%, ya existen varios grandes proyectos hidroeléctricos que actualmente están en fase de construcción. Por otro lado, el país cuenta con la infraestructura necesaria para hacer frente a más del doble de su capacidad hidroeléctrica actual”.

Otras renovables

El analista añade que después de la hidroeléctrica, las fuentes renovables más importantes en los próximos años serán la energía eólica y la solar, con una capacidad instalada de 24,9 GW y 6,9 GW en 2025, respectivamente.

“La sensibilización internacional en torno a reducir las emisiones de carbono hacen posible que las tecnologías limpias, como la eólica y la solar, aumenten su capacidad para satisfacer la creciente demanda, en perjuicio de los combustibles fósiles”, continúa Chatterjee.

“El apoyo del gobierno podría alentar a las provincias de Quebec, Manitoba, Ontario y Alberta para aumentar la capacidad de la potencia eólica, mientras que los incentivos solares fotovoltaicos, como el Ontario Feed-en del Programa de Tarifa, impulsará instalaciones solares durante el período de pronóstico”, concluye el analista.

Situación del petróleo

Y mientras a las renovables se les augura un futuro prometedor, la preocupación por los combustibles fósiles va ‘in crecendo’.

La caída en los petroprecios está generando miles de millones de dólares en reducciones de gastos en la industria de petróleo y gas de Canadá. En febrero, Royal Dutch Shell archivó sus planes para un proyecto de arenas bituminosas en Alberta que habría producido 200,000 barriles por día y el año pasado, Petronas descartó planes para construir una terminal masiva de exportación de gas natural licuado en la costa oeste de Canadá.

Además, de los 18 proyectos de gas natural licuado planeados, muy pocos saldrán adelante, la mayoría serán cancelados. Se espera que la industria petrolera pierda 37% de sus ingresos en 2015, o una caída de 43.000 millones de dólares canadienses.

Y no sería una mala noticia para el planeta o para el país, si no fuera porque la economía canadiense depende excesivamente de este sector, y los bajos precios del crudo están agudizando la crisis en el país, que prevén que en este año decrece a un 1% a tasa anual.

¿No será que los gobernantes canadienses están viendo las orejas al lobo y estás buscando un cambio en el modelo energético para evitar males mayores?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CIRCUTOR

Tarifas

TARIFAS