Inicio/MEDIO AMBIENTE/“China y EEUU han hecho las cuentas y les sale rentable apostar por las energías renovables”
  • Suscripción a noticias

Tarifas

“China y EEUU han hecho las cuentas y les sale rentable apostar por las energías renovables”

“China y EEUU han hecho las cuentas y les sale rentable apostar por las energías renovables”
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3

La 20ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se celebra en Lima (Perú) es la última cumbre política antes del encuentro en París (2015) donde habrá acuerdos definitivos. José Luis García Ortega, responsable del Área de Cambio Climático-Energía de Greenpeace España, explica a EnergyNews las claves de esta cumbre.

El grupo de expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) ha dejado claro, en su cuarto y último informe de noviembre pasado, que los impactos del cambio climático son ya una evidencia y que es imprescindible llevar las emisiones a cero este siglo y realizar una transformación absoluta del sistema energético. De ahí la importancia de llegar a un acuerdo internacional para que todos los países actúen hacia una misma dirección.

En la COP 20 que se está celebrando estos días, entre el 1 y el 12 de diciembre, participan 194 países de los cinco continentes y 12.000 delegados y observadores, y será la penúltima de una serie de reuniones políticas que desembocarán en la Cumbre de París 2015.

Del Protocolo de Kioto al de París

“Las Cumbres del Clima de los últimos años forman parte de un proceso que finalizará en la Cumbre de París, la COP 21, el próximo año”, explica José Luis García Ortega, responsable del Área de Cambio Climático-Energía de Greenpeace España, “y es entonces donde se deberán alcanzar importantes acuerdos en materia de reducción de emisiones contaminantes porque esa cumbre sustituirá a la del Protocolo de Kioto de 1997”. Por eso, añade García Ortega, “esta penúltima cumbre es crucial porque es ahora, en Lima, donde se tienen que fraguar una serie de medidas que sean válidas para París 2015”.

Entre las medidas que se esperan acordar, explica García Ortega, “se habla de los compromisos de los países conocidos como INDC (Intended Nationally Determined Contributions), es decir, propuestas e intenciones a las que cada país se compromete para la lucha contra el cambio climático”, y asegura que “aunque tienen de plazo para presentar sus propuestas hasta marzo de 2015, tienen que confirmar en esta cumbre de Lima que lo van a hacer”.

¿Qué son los INDCs?

INDCs son las contribuciones de cada nación en el contexto de sus prioridades nacionales, sus circunstancias y sus capacidades con el objetivo colectivo de reducir las emisiones y así evitar un aumento de la temperatura global por encima de 2º C.

En sus INDCs, se incluyen medidas para reducir las emisiones pero también podrían abordar otras cuestiones, como la forma en la que van a adaptarse a los impactos del cambio climático o qué tipo de apoyo necesitan de otros países o proporcionarán a otros países para hacer frente al cambio climático.

Acuerdo EEUU-China

Hace unas semanas, China y EEUU anunciaban un acuerdo para combatir el cambio climático y reducir el CO2. China quiere cooperar con EEUU y por eso, como muy tarde, en 2030 comenzará a reducirlo. Su compromiso le obligará en el 2030 a utilizar entre 800 y 1.000 GW de energía solar, nuclear, eólica o de otro tipo no contaminante.

Es la primera vez que los dos países que más contaminan del planeta, China y Estados Unidos, se implican al máximo nivel en la lucha contra el cambio climático. Para el responsable del Área de Cambio Climático-Energía de Greenpeace “este acuerdo no es significativo por la cantidad sino por la trascendencia política que tiene. Marcan un punto de inflexión porque hasta ahora no se daban por aludidos en cuanto a asumir compromisos. Es un mensaje al resto de la comunidad internacional y rompe, por fin, una situación de atasco permanente que no dejaba avanzar. Porque si China no decidía, países como Australia, Canadá o la propia Unión Europea lo ponían como excusa para no hacer nada.”

Pero, ¿por qué ahora? “En el fondo saben que es inviable continuar aumentando las emisiones de CO2 desde el punto de vista económico. También saben que lo que antes era marginal, la alternativa renovable, ahora es el futuro y se ha convertido en una carrera para posicionarse como líderes del mercado. Han hecho las cuentas y a China no le queda otra opción porque tiene una dependencia del carbón tan grande que, ya no es solo por el cambio climático, es que tiene unas consecuencias ambientales gravísimas, sus ciudades son irrespirables y los gastos sanitarios están aumentando por ello”, explica García Ortega, “ahora ya es un negocio y ahora ya les interesa, porque se han dado cuenta que si actúan, ganarán”.

Una repuesta: ““China y EEUU han hecho las cuentas y les sale rentable apostar por las energías renovables””

  1. Carlos dice:

    MARAVILLOSO ESTE ANUNCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CIRCUTOR

Tarifas

TARIFAS