Inicio/COGENERACIÓN/“Al que no invierte, se lo lleva la corriente”, por Javier Rodríguez de ACOGEN
  • Suscripción a noticias

Tarifas

“Al que no invierte, se lo lleva la corriente”, por Javier Rodríguez de ACOGEN

“Al que no invierte, se lo lleva la corriente”, por Javier Rodríguez de ACOGEN
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn7

Mi Junta Directiva –mis jefes, 13 industrias y sectores industriales elegidos entre las 150 industrias asociadas a ACOGEN-, se preguntan si estoy loco. Textualmente me dicen que “quién va a invertir en cogeneración después del palo que nos han dado y si ni siquiera está definida la regulación para poder renovar las máquinas”. Viendo los datos, mis jefes tienen toda la razón.

Pero lo peor es que éste no es un impacto final sino que repercute y conduce al cierre progresivo de más plantas. De las mil instalaciones que había, más de 209 -1.037 MW- no vertieron energía a la red en 2014, con un panorama adicional de asfixia financiera a sus industrias, a las que siguieron produciendo, porque la CNMC con sus “coeficientes de cobertura” no paga; a las plantas se les debe más de dos meses y no saben cuándo cobrarán. Más aún, los que osaron invertir en proyectos y fueron paralizados por la reforma llevan un calvario de más de tres años en el que la propia administración ha incumplido todos los plazos y promesas para dar una solución, mientras la ruina se cierne sobre estas industrias.

Evidentemente, los cuerdos tienen razones de sobra para decidir no invertir. Pero yo les digo que, en la senda de cierres progresivos en la que estamos -y que pronto tendrán mayores consecuencias en sus industrias con la pérdida de competitividad para poder exportar-, la única salida es propiciar las condiciones para que podamos recuperar la confianza y volvamos a invertir.

Para poder sobrevivir, las plantas necesitan ser más eficientes, más flexibles y  medioambientalmente óptimas; y eso es algo que solo se logra invirtiendo en las mejores instalaciones productivas y en el mejor equipo para gestionarlas. En la industria todos sabemos que “al que no invierte se lo lleva la corriente”.

El marco económico actual de la cogeneración no permite abordar los costes de las inspecciones mayores, alcanzar los estándares medioambientales europeos y adaptar la operación de las plantas para competir en el mercado, mantenerse y tener éxito.

Evidentemente, o se logra un nuevo ciclo de inversión o inexorablemente las plantas, que en un 80% tienen más de 12 años de operación, irán cerrando porque no cumplirán con los nuevos estándares de emisiones fijados en la UE, y porque en su actual estado tecnológico tampoco son capaces de competir en un mercado eléctrico en el que el nuevo modelo derivado de la reforma debería haberlas situado en igualdad de condiciones pero no lo ha hecho.

Así las cosas, la industria que emplea cogeneración, necesita invertir entre 1.000 y 1.500 millones de euros en renovación tecnológica para mejorar la eficiencia, emisiones y flexibilidad operativa que permitan seguir contribuyendo a la competitividad industrial. Y necesita hacerlo en los próximos 5 años y de inmediato para revertir la senda de cierres. Sin embargo la nula confianza de las empresas les impide afrontar esas inversiones y, aunque bien justificada esté esa falta total de confianza, es igualmente cierto que nada es ni inamovible ni irreversible.

La recuperación de la confianza pasa por ajustar la retribución, lograr acuerdos que superen los conflictos jurídicos planteados ante los tribunales y aunar esfuerzos para impulsar la apuesta por la mejora tecnológica y competitiva que haga que la industria continúe, crezca su producción en España y sus exportaciones exteriores.

Así, el primer paso es actualizar la retribución de la operación de las cogeneraciones  para permitir pagar el overhaul –las reparaciones mayores de las máquinas- y  acertar con la metodología de revisión precios combustibles, dando un marco estable con certidumbre.

El segundo paso es lograr un pacto que evite que la cogeneración recurra a mayores demandas judiciales ante la UE, dando solución a los temas planteados en nuestro Tribunal Supremo.

Y por último, el tercer paso es estructurar y aprovechar la ocasión que nos brinda la agenda de reindustrialización y mejora de la eficiencia energética, en España y en Europa, para establecer marcos económicos y fiscales que promuevan la financiación y rentabilización de los proyectos de renovación del parque cogenerador.

Javier Rodríguez, director general de ACOGEN, Asociación Española de Cogeneración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CIRCUTOR

Tarifas

TARIFAS