Inicio/OPINION/Los consumidores españoles apuestan por la eficiencia energética ¿y su Gobierno qué?
  • Suscripción a noticias

Tarifas

Los consumidores españoles apuestan por la eficiencia energética ¿y su Gobierno qué?

Los consumidores españoles apuestan por la eficiencia energética ¿y su Gobierno qué?
Share on Facebook23Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn18

El portavoz de ASGECO subraya en este artículo cómo los consumidores españoles han aumentado su eficiencia energética y han reducido sus consumos estos últimos años y se merecen más que unos tímidos y temporales planes “renove”, u otros inoperantes planes de subvenciones a la rehabilitación. El consumidor español, dice, no quiere actuar solo en el entorno doméstico, y reclama ya un claro cambio de modelo energético. 

Ya pasado el 5 de marzo, el Día Mundial de la Eficiencia Energética, desde la Asociación General de Consumidores, ASGECO CONFEDERACIÓN, queremos lamentar otra vez el retraso de España en esta materia. En el último informe RISE (Regulatory Indicators for Sustainable Energy) elaborado por el Banco Mundial, España ocupa el puesto 22 de los 111 países analizados en cuanto a comportamiento en eficiencia energética, lejos de los países de nuestro entorno económico y territorial.

Consideramos desde hace años que una solución viable para reducir nuestro impacto medio-ambiental, así como nuestra factura y dependencia energética, pasa forzosamente por una fuerte apuesta a favor de la difusión generalizada y obligatoria de medidas de eficiencia energética.

Conscientes de esta realidad, y víctimas de unos constantes y fuertes aumentos de tarifa, los consumidores españoles han reducido regularmente su consumo eléctrico estos últimos años, adoptando estrategias de ahorro e invirtiendo en aparatos o servicios más eficientes.

“El consumidor responsable no quiere, sin embargo, actuar solo en el entorno doméstico, y reclama ya un claro cambio de modelo energético para nuestro país, con apuestas drásticas para la producción, la distribución y el consumo de la energía, distribuyendo las oportunidades y los esfuerzos a cada uno de los actores de la cadena”.

El consumidor responsable no quiere, sin embargo, actuar solo en el entorno doméstico, y reclama ya un claro cambio de modelo energético para nuestro país, con apuestas drásticas para la producción, la distribución y el consumo de la energía, distribuyendo las oportunidades y los esfuerzos a cada uno de los actores de la cadena.

La normativa actual, consecuencia de la obligada transposición de las distintas Directivas Europeas, fundamentalmente la 2010/31/UE sobre eficiencia energética en edificios y de la 2012/27/UE de eficiencia energética, no se ha traducido en absoluto en el decidido plan esperado.

Ya hemos expresado nuestras críticas por considerar muy insuficientes y contradictorias las pocas medidas que promueve. Aunque se deban mantener, a pesar de su limitado impacto, los consumidores merecen más que unos tímidos y temporales planes “renove”, u otros inoperantes planes de subvenciones a la rehabilitación.

“Administraciones, industrias, empresas y comercios, además de los hogares, tienen que involucrarse en ambiciosos planes de eficiencia, correctamente estructurados y financiados, asequibles y realistas”

Administraciones, industrias, empresas y comercios, además de los hogares, tienen que involucrarse en ambiciosos planes de eficiencia, correctamente estructurados y financiados, asequibles y realistas. Se deben rehabilitar los edificios públicos según los objetivos marcados por la Directiva europea; desarrollar la Ley 8/2013 sobre “Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas” para facilitar la colaboración público-privada; desplegar los
programas de ayudas gestionados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA) con cargo al Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE) y el Programa de Rehabilitación Energética de Edificios
(PAREER-CRECE).

Los organismos públicos y los ayuntamientos deben incluir en sus contratos de suministro de energía eléctrica la obligación de que esta sea de origen renovable, y que se incorporen objetivos de ahorro y mejora de la eficiencia como elemento fundamental para ser adjudicatarios. Se debe generalizar la adopción de tecnologías de respuesta de la demanda para reducir el uso de energía en las horas punta y aliviar la sobrecarga de la red eléctrica, etc., etc., etc.

“Los consumidores y las comunidades, usuarios y ciudadanos responsables, necesitan apoyo tecnológico, financiación y simplificaciones administrativas para desarrollar sus propias estrategias de eficiencia energética.”

Los consumidores y las comunidades, usuarios y ciudadanos responsables, necesitan apoyo tecnológico, financiación y simplificaciones administrativas para desarrollar sus propias estrategias de eficiencia energética. No quieren limitarse a comprar bombillas de bajo consumo o electrodomésticos de clase A+++. Quieren promover la construcción de edificios energía cero, invertir en aislamiento, producir mediante autoconsumo particular o compartido, organizarse en cooperativas de consumidores y usuarios de energía renovable, comprometerse activamente con la transición energética.

Desde ASGECO exigimos al Gobierno que recapacite en su posición frente al futuro energético de nuestro país y elabore una política clara, duradera y sostenible, alejada de presiones de cualquier índole, integrando una políticade eficiencia a la altura de los desafíos energéticos específicos y de las potencialidades de España. Exigimos también a todos los partidos que aclaren el futuro energético de nuestro país con una política segura, duradera y sostenible, en consonancia con las directrices de la futura unión energética europea.

“Creemos que las únicas medidas verdaderamente eficaces para fomentar un sistema eficiente son la promoción del autoconsumo y de las energías renovables, la penalización al consumo excesivo y las ayudas directas a las medidas de ahorro y eficiencia energética.”

Denunciamos la tasa de peaje para el autoconsumo (el conocido “impuesto al sol”), la contratación por potencia, el aumento de la parte fija de la factura que desincentiva el ahorro, así como la falta de voluntad para que las propias comercializadoras fomenten directamente la eficiencia. Creemos, al contrario, que las únicas medidas verdaderamente eficaces para fomentar un sistema eficiente son la promoción del autoconsumo y de las energías renovables, la penalización al consumo excesivo y las ayudas directas a las medidas de ahorro y eficiencia energética.

Militamos desde hace años con muchas otras entidades de la sociedad civil organizada, asociaciones medio-ambientales, humanitarias y empresariales, sindicatos, etc. para reinvidicar el papel motor de la ciudadanía en el cambio de modelo energético de nuestro país. Con más eficiencia queremos luchar contra la pobreza energética y la indefensión de colectivos vulnerables. Con más eficiencia queremos proteger los consumidores de los abusos de un
mercado ópaco e injusto, dominado por un oligopolio demasiado influyente. Con más eficiencia queremos reformar y colaborar con las compañías suministradoras en pro de un modelo inteligente, decentralizado y sostenible.

Eso significa asimismo el empoderamiento de los consumidores, por el reconocimiento y el apoyo a los #CoopSumidores productores, distribuidores y consumidores de energía mediante el autoconsumo y las cooperativas de energías renovables, también activos actores comprometidos con la eficiencia de un nuevo modelo de consumo colaborativo y circular.

Jean-Bernard Audureau

Director de Comunicaciones – Portavoz de la Asociación General de Consumidores, ASGECO CONFEDERACIÓN

#CoopSumidores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CIRCUTOR

Tarifas

TARIFAS