Inicio/CARBÓN/Algo se mueve en el sector del carbón
  • Suscripción a noticias

Tarifas

Algo se mueve en el sector del carbón

Algo se mueve en el sector del carbón
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3

Por un lado, Carbunión pide en un comunicado que las palabras pronunciadas por el Gobierno en defensa del sector del carbón como elemento importante dentro del mix de generación eléctrica, se materialicen en medidas concretas de apoyo. Por otro, el Gobierno prepara una regulación que permitiría la intervención de centrales de carbón en caso de que sus propietarios las quieran cerrar. Y mientras, el presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León dice que cinco direcciones generales de la Comisión Europea estudian «dar una segunda vida» al carbón autóctono europeo ¿Se nos escapa algo?

En un comunicado, emitido el pasado jueves, 6 de julio, Carbunión manifiesta que el 2017 se está presentando “algo más esperanzador” para el sector y que después de que el Gobierno en funciones acordara con la Unión Europea un Plan de Cierre del sector ahora “parece que el nuevo Gobierno entiende la relevancia del carbón autóctono como combustible para el mix energético nacional y parece, a través de las manifestaciones hechas por el propio Ministro en distintos foros, estar dispuesto a hacer algo para que este combustible no desaparezca del mismo“.

Las manifestaciones de Carbunión se producen días después de las declaraciones del ministro de Energía, Álvaro Nadal, -en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado el pasado 16 de junio- sobre el nuevo marco regulatorio que prepara el Gobierno y que permitiría la intervención de las centrales de carbón en caso de que sus propietarios las quieran cerrar, una posibilidad que para nada es citada en el comunicado de la Federación de Empresarios de Minas de Carbón.

Dijo también que “la idea de no aplicar pagos por capacidad al carbón solamente por motivos medioambientales, como hay ciertas propuestas en la Comisión Europea, no tiene en cuenta los efectos de seguridad -tanto energética como económica- en precios y diversificación ni la necesidad de tener un sistema suficientemente amplio y con capacidad de respuesta en ciertos momentos. Echaríamos de menos ese carbón una vez lo hubiéramos cerrado y nos encontraríamos en una punta de invierno complicada“.

En esta línea, Carbunión señala que con el ligero crecimiento de la demanda eléctrica, escaso viento y pocas lluvias, el carbón se está mostrando en 2017 como un combustible necesario en el mix de generación de nuestro país. “En lo que llevamos de año, el carbón ha generado el 16,7% de la electricidad consumida, frente al 8,3% que llevábamos a la misma fecha el año anterior“, señala el comunicado.

El sector del carbón, esperanzado

En medio de las intenciones del Gobierno de sacar adelante la citada regulación, que no se han visto apoyadas ni por el PSOE ni por Ciudadanos, salió también la semana pasada, el 4 de julio, el presidente del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León, Germán Barrios, con unas declaraciones que sorprendieron a los que asistían a la presentación del informe anual sobre la «Situación Económica y Social de Castilla y León en 2016». Tal y como recogió el diario ABC, Barrios dijo que contaba con la confirmación de que hasta cinco direcciones generales de la Comisión Europea estudian «dar una segunda vida» al carbón autóctono europeo.

De momento, el Parlamento Europeo ha aprobado un millón de euros para la búsqueda de empleo de extrabajadores del carbón en Castilla y León y Greenpeace exige a la Junta de Castilla y León -que es quien deberá gestionar estos fondos- que los destine a la formación para empleos alternativos al carbón, como por ejemplo en el sector de las renovables. De las ayudas se beneficiarán 339 trabajadores de la minería de Castilla y León, despedidos de cinco empresas, y 125 jóvenes que carecen de empleo ni y formación, informa la ONG.

Tanto el Gobierno de Castilla y León como el Gobierno central, así como los representantes políticos de los diferentes grupos, deben aceptar y velar por una transición justa y exitosa para la creación de un futuro inclusivo más allá del carbón”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de campaña de Cambio Climático de Greenpeace. “Apostar por las centrales térmicas de carbón frena el emprendimiento y es contrario a la acción climática, además, los políticos saben que no es realista”, ha añadido.

Greenpeace recuerda también que el fondo aprobado por el Parlamento Europeo exige que las ayudas deben facilitar la búsqueda de empleos alineados con el Acuerdo de París. La ayuda debe todavía ser confirmada por el pleno del Parlamento, el 4 de julio, y el Consejo de Ministros, el 11 de julio.

Devolución de ayudas y posibles incentivos

En cualquier caso, pese a estos destellos de luz, Carbunión señala que  a pesar de la previsible mayor participación del mineral autóctono en este ejercicio y la recuperación de las producciones en algunas de las explotaciones que habían estado paradas o a un ritmo más bajo durante 2016, las empresas están muy debilitadas.

Además, recuerda que la Decisión 787/2010, del Consejo de la Unión Europea, establece el cierre de las minas de carbón no competitivas antes del 31 de diciembre de 2018. “Sin embargo, -explica- la definición de explotaciones no competitivas no se refiere al momento actual, sino al 1 de enero de 2011, por lo que todas las minas que hayan recibido ayudas desde esa fecha tienen que cerrar definitivamente antes de finalizar el año próximo o, en caso contrario, devolver las ayudas recibidas en estos años“.

Por otro lado, aquellas explotaciones que quieran continuar porque sean rentables tienen que devolver las ayudas recibidas. “Para poder plantearse esta opción, habrá que ver los posibles planes y plazos de devolución de ayudas que se planteen por parte del Gobierno, y la posibilidad o no de las empresas mineras de hacer frente a los mismos; ya que en caso contrario tendrían que ir al cierre, a pesar de que en estos momentos pudieran continuar su actividad sin ayudas“, apunta.

Por todo ello, Carbunión pide medidas al Gobierno: por un lado, en lo que se refiere a los planes y plazos de devolución de ayudas para aquellas empresas que quieran continuar su actividad y, por otro lado, en lo que se refiere a posibles incentivos que, aunque no sean los que estaban recogidos en el Marco de Actuación de 2013, permitan una cierta estabilidad de la participación del carbón autóctono en el mix de generación y ello permita un funcionamiento normal del sector en los próximos años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CIRCUTOR

Tarifas

TARIFAS